ECOCASAS  >  MÉTODOS

EDIFICAR SUSTENTABLE: LOS PRINCIPIOS BÁSICOS

 

La construcción sustentable optimiza el uso de los recursos naturales, respeta el ecosistema local y se integra a él mediante la implementación de técnicas sostenibles. No es nada nuevo: en el pasado, en todo el mundo era tradición construir teniendo en cuenta las condiciones del lugar y del clima; se vivía en casas ecológicas, aunque muchas veces exentas de ciertos adelantos y comodidades.

Hoy en día disfrutamos estas técnicas aprobadas con una calidad del nivel alto y modernizada. Una construcción bioclimática puede realizarse con materiales tradicionales y también con los de última generación, adaptados al diseño sustentable y bioclimático. Pueden ser viviendas inteligentes, controladas a distancia, automatizadas o manuales y sencillas.

La construcción y el diseño —siempre con la premisa de lograr el mayor confort y la mejor eficiencia termica — se caracterizan y apuntan a utilizar, en lo posible, materiales naturales y locales, como por ejemplo ladrillos mejorados, madera, fardos de paja, barro o materiales reciclables.

LA EDIFICACIÓN MEJORADA

En la actualidad, la edificación en Argentina se orienta exclusivamente por el principio de ahorro; dicho de otro modo, que resulte lo más económica posible. Pero si damos una mirada al diseño arquitectónico de la construcción vertical en zonas urbanas, encontramos edificaciones con ventanas enormes y falta de aislamiento que requieren un inmenso consumo energético. Lo mismo escenario se presenta en la construcción de viviendas: mal aislados y sin tecnicas avanzadas sea por el tema de la orientación como por su eficiencia energética.

Una construcción mejorada significa, ya desde la planificación, cumplir con algunas características fundamentales. Para minimizar la pérdida de energía, se tienen en cuenta la orientación, la ubicación, el clima, el aislamiento mejorado y aberturas sin puentes térmicos.

 
 

QUE SIGNIFICA

SUSTENTABLE O SOSTENIBLE?

En ecología, sostenibilidad o sustentabilidad se refiere al equilibrio de una especie con su entorno; esto es, los sistemas biológicos se mantienen diversos y productivos con el transcurso del tiempo y, por extensión, se aplica a la explotación de un recurso por debajo del límite de su renovación.

Fuente: Wikipedia

AHORRAR Y DISFRUTAR

Vivir o trabajar en un edificio bioclimático produce bienestar y promueve una ética basada en el respeto por el medioambiente y el humano. La prueba de esto se sustenta en la cantidad de proyectos construidos a nivel internacional en diversos climas y territorios donde, actualmente, se encuentran en óptimas condiciones de funcionamiento y vida útil.

Las casas bioclimáticas son edificaciones confortables —cálidas en invierno y agradablemente frescas en verano— que pueden ahorrar hasta un 80% de consumo energético respecto de las construcciones tradicionales, y también son versátiles, pues se adaptan a diferentes sistemas o materiales utilizados, según las necesidades y preferencias del cliente.

Un edificio construido según los principios bioclimáticos reduce la necesidad de utilizar sistemas activos de climatización debido a que usa las fuentes naturales de modo técnicamente avanzado; esto significa que su envolvente por sí sola aísla del frío y del calor, lo que genera un elevado confort interno.


De este modo, la edificación produce por sí misma la energía necesaria (renovable), a diferencia de la construcción tradicional donde los costos de consumo de instalaciones (eléctricas, etc.) son muy altos. Esto conlleva a un BENEFICIO ECONÓMICO no solo a nivel particular de la edificación, sino a nivel país, por lo tanto mundial.

El costo de la construcción depende de cada región y puede resultar entre 15 - 40% más elevado que una construcción convencional, pero esta inversión será compensada a corto plazo —en general, entre 8 a 10 años—, dando como resultado BENEFICIOS EN LOS COSTOS DE ENERGÍA HASTA BAJAR EL CONSUMO A CERO.

Otro aspecto positivo de la construcción bioclimática es que brinda la posibilidad de construir en cualquier parte del mundo sin depender de redes eléctricas, sin renunciar al confort, aprovechando los recursos naturales en un modo positivo y sustentable.

EL PRINCIPIO BIOCLIMÁTICO

Con la experiencia adquirida y el nivel logrado en el ambiente internacional de la construcción, el concepto de edificaciones bioclimáticas se aplica tanto en edificios independientes autosuficientes, viviendas en zonas urbanas y suburbanas, como también en complejos de departamentos.


La edificación bioclimática se destaca por cuatro aspectos generales:

 

  • Es un CONCEPTO DE DISEÑO que respeta y contempla las condiciones climáticas y naturales.

  • Su construcción es energéticamente eficiente o mejorada, se adapta a las condiciones geográficas y medioambientales del entorno en el cual se inserta.

  • Aprovecha y utiliza los recursos naturales disponibles, en especial la energía solar, generando una REDUCCIÓN DE LOS CONSUMOS DE ENERGÍA DE HASTA UN 90%, basada en un buen aislamiento térmico.

  • Ofrece un NIVEL DE CONFORT tal que, en general, no es necesaria la utilización de sistemas activos de climatización debido a que usa las fuentes naturales de modo técnicamente avanzado, esto significa que su envolvente por sí sola AÍSLA DEL FRÍO Y DEL CALOR.

 
 

​​LOS 5 PRICIPIOS DE CASAS PASIVAS:

- Excelente aislamiento térmico.

- Ventanas y puertas de altas prestaciones.

- Ausencia de puentes térmicos.

- Ventilación mecánica con recuperación de calor.

- Hermeticidad.

- Estanqueidad al aire.

VIDEO: Casas pasivas explicadas en 25 secundos

Para su diseño debemos considerar varios factores:

  • DISEÑO: COMPACIDAD - ORIENTACIÓN - PROTECCIÓN y REFLECTIVIDAD SOLAR. Significa que debemos planificar su ubicación de manera tal que se aprovechen tanto las condiciones climáticas como las naturales para utilizarlas a favor de forma eficiente.

  • AISLAMIENTO TÉRMICO.

  • VENTANAS Y PUERTAS DE ALTAS PRESTACIONES.

  • INERCIA TÉRMICA: Geotérmica y pisos, además de térmicos, son grandes aislantes.

  • AUSENCIA DE PUENTES TÉRMICOS.

  • OPTIMIZACIÓN DE LAS GANANCIAS SOLARES Y DEL CALOR INTERIOR.

  • USO DE ENERGÍAS RENOVABLES (por ejemplo, solar y/o eólica).

  • VENTILACIÓN MECÁNICA Y NATURAL: calefacción y refrigeración con sistemas de ventilación cruzada en la edificación para una climatización equilibrada todo el año.

  • HERMETICIDAD.

  • CUIDADO DEL AGUA: técnicas de aprovechamiento y cuidado del uso de agua potable y agua de lluvia.

  • MATERIALES DE CALIDAD (en lo posible sustentables, naturales y/o materiales de reciclaje).

  • APROVECHAMIENTO DE LA NATURALEZA: techos verdes y piletas naturales.

  • CUIDADO DEL MEDIOAMBIENTE durante el proceso de construcción.

EL CONCEPTO DE CASAS PASIVAS:

EL estándar PASSIVHAUS

Passivhaus o casa pasiva es una construcción bioclimática que se diferencia por su definición y técnicas fijadas por un estándar de construcción con certificación de la International Passive House Association.

El concepto de PASSIVHAUS, nacido en Alemania en 1991, se ha ido extendiendo por el resto del mundo. Combina un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo y un precio asequible, gracias al máximo cuidado de la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación controlada. Una PASSIVHAUS tiene como objetivo reducir hasta 100% las necesidades de calefacción y refrigeración.

La energía requerida se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un costo energético muy bajo para el propietario y el planeta.

 

Este estándar —como el de los edificios bioclimáticos en general— no supone el uso de un tipo de producto, material o estilo arquitectónico específicos, sino la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como por ejemplo un buen factor de forma que reduzca la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización, una orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano, etc.

LA CONSTRUCCIÓN ECOLÓGICO

 

La construcción ecológica o bioconstrucción se diferencia, en consecuencia, por el uso de materiales naturales y ecológicos:

 

Normalmente, para empezar, se realiza un estudio geobiológico del terreno donde vamos a edificar la vivienda: en este se detallan las posibles alteraciones geofísicas que pueden interferir en los futuros moradores de la casa, para ello se detectan las fallas geológicas, capas freáticas donde discurren corrientes de agua, emanaciones de gas radón, campos electromagnéticos producidos por tendidos eléctricos y transformadores, estaciones de telefonía móvil…

 

Este tipo de análisis muchas veces también se ejecuta para proyectar una construcción bioclimática.


Una vez analizado el terreno y habiendo estudiado las características geográficas, climatológicas y culturales del lugar —y en una estrecha colaboración con los propietarios— se realiza el proyecto adaptado a las necesidades reales de los que van a vivir en él.

Para la estructura se puede elegir piedra, bloques y ladrillos de cerámica, tierra (adobe, superadobe, tapial, bloques de tierra estabilizada) y madera (maciza o en paneles); esta elección depende del diseño que se realice en función de los materiales que podamos encontrar en la zona.

Los aislamientos son muy importantes en bioconstrucción y siempre se utilizan materiales naturales como corcho, celulosa, fibras vegetales (cáñamo, madera, lino, fibra de coco, paja y algodón); el más usado es el corcho aunque, últimamente, la celulosa y la fibra de madera se están abriendo camino. Los paramentos, tanto exteriores como interiores, pueden ser trabajados con morteros de cal, yesos naturales o arcillas; los dos primeros son fáciles de encontrar y de aplicar.

Ventanas, puertas y vigas deben ser de madera tratada con productos naturales y provenientes de talas controladas (lo mejor es que sean de una certificación forestal como FSC).

Tanto las pinturas y barnices de exterior como de interior deben ser naturales, transpirables y que no emitan gases tóxicos. Todo el edificio debe transpirar y las pinturas sintéticas no lo hacen, produciendo condensaciones y humedades.

 

Más principios de la construcción ecológica:

  • Tratamiento de aguas grises y negras con sistemas naturales (estanques con plantas, pozos que trabajan con filtración natural, reutilización de aguas grises, compostaje).

  • Baños secos.

  • División y reutilización de "basura" hasta una reciclaje de 100%.

  • Cultivo de huerta.

  • Etc.

MATERIALES SUSTENTABLES

El impacto ambiental ha generado nuevos modos de construir. La arquitectura y construcción actuales no solo buscan innovar en el diseño, sino también en el uso de materiales de construcción no convencionales. Es por eso que, en los últimos tiempos, han comenzado a utilizarse, en forma experimental en algunos casos, materiales no convencionales y/o reciclados para la construcción de viviendas.

Cuando el material utilizado es reciclado o podría reutilizarse, se habla de materiales de construcción sostenibles.

 

El que un material de construcción sea considerado sustentable depende tanto de su obtención como del transporte que requiera su traslado. Por eso, cada vez más, se privilegia el uso de materiales de la zona en que se construirá, que no requieran largos traslados. También es necesario que sea un material de larga duración, no contaminante, que sea un recurso renovable, autóctono y, en caso de ser fabricado industrialmente, que consuma poca energía para su fabricación e incluya material reciclado en su composición.

El mayor problema que ha generado la construcción moderna es que la obtención de materiales ha producido un alto impacto negativo en el medioambiente. Para determinar el impacto que produce la obtención o fabricación de un material de construcción se tienen en cuenta las siguientes características:

 
 
  • El consumo energético necesario para su fabricación tanto como el consumo energético del material a lo largo de su vida útil (esto es, el comportamiento térmico del material como aislante). Este es un tema en el que hay que hacer un cuidado balance, ya que materiales como el plástico, que consume mucha energía para su fabricación, es derivado del petróleo y no es degradable, provee, a la vez, una gran aislación.

  • Si se trata de un recurso natural, es necesario tener en cuenta el impacto ambiental de su obtención, en tanto puede producirse la desaparición de la especie, o el desequilibrio de su ecosistema. También se tiene en cuenta que se trate de un recurso renovable, como la madera, siempre que su tala sea responsable (reemplazar cada árbol talado con uno plantado).

  • La producción de algunos materiales, como el PVC, genera una alarmantemente alta cantidad de CO2, que destruye la capa de ozono. Materiales como este y otros que antes se utilizaban habitualmente en la construcción están cayendo en desuso.

  • También se debe tener en cuenta qué sucede con un material cuando termina su vida útil. Algunos pueden reutilizarse o reciclarse. Otros no. En ese caso, es importante que se degraden rápida y fácilmente, sin contaminar la tierra o el agua.

  • Durante la construcción, algunos materiales generan más residuos que otros, o utilizan más agua que otros. Esta es otra de las características a tener en cuenta para determinar si un material de construcción es sustentable.

 

Materiales ya disponibles en Argentina: Mirá acá ...

TECNOLOGÍAS NUEVAS PARA LA CONSTRUCCIÓN (BIOCLIMÁTICA)

  • Orientación.

  • Geotermia.

  • Aislamiento térmico – Hermeticidad.

  • Ventilación cruzada.

  • Dos giros de agua: Agua potable y agua de lluvia.

  • Tratamiento de aguas grises y negras.

  • Iluminación con luz natural, LED y sensores de movimiento.

  • Aperturas mejoradas: doble y triple vidrio.

  • Climatización y calefacción eficiente.

  • Sol: calefacción solar - paneles fotovoltaicos - termotanques solares.

  • Viento: ventilación mecánica - energía eólica.

Tecnología ya disponible en Argentina: Mirá acá...

 

Muchos edificios modernos crean atmósferas interiores insalubres y/o peligrosas para sus ocupantes y, en una parte significativa de los edificios nuevos o rehabilitados, aparece el denominado "síndrome del edificio enfermo".

 

Los nuevos edificios herméticos con climatización controlada retienen compuestos orgánicos volátiles (COV) que pueden llegar a concentraciones centenares de veces más altas que en el exterior.

La aplicación de los criterios de sostenibilidad y de utilización racional de los recursos naturales disponibles en la construcción requerirá realizar cambios importantes en los valores que esta tiene como cultura propia.

 

Estos criterios o, más correctamente, principios de sostenibilidad llevarán hacia una conservación de los recursos naturales, una maximización en la reutilización de los recursos, una gestión del ciclo de vida, así como reducciones de la energía utilizada.

FUENTE: http://habitat.aq.upm.es

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL

 

El tema de la responsabilidad civil y, más aún, la responsabilidad del Estado en materia ambiental se encuentra en plena evolución y la razón es muy clara: con viejos esquemas no podemos solucionar nuevos y trascendentales problemas vitales para la supervivencia del planeta y sus especies.

A pesar de la disminución de la tasa de crecimiento en los últimos años, resulta que, con el actual ritmo de desarrollo demográfico, la población mundial se podría llegar a duplicar antes de mediados del próximo siglo. La actual utilización de los recursos naturales y del medioambiente supone una disminución de su potencial para las generaciones futuras.

Fenómenos como pueden ser el cambio climático y la acentuación del deterioro de la capa de ozono, la aparición de la lluvia ácida, la deforestación o la pérdida de biodiversidad son causadas por las actividades económicas que tienen lugar actualmente.

Es un error habitual atribuir exclusivamente a la industria y a los sistemas de transporte, en especial al automóvil, el origen principal de la contaminación. El entorno construido, donde pasamos más del 90% de nuestra vida, es culpable en gran medida.

Los edificios consumen entre el 20 y el 50% de los recursos físicos, según su entorno, y la ampliación del parque construido tiene especial responsabilidad en el actual deterioro del medioambiente.

 

Dentro de las actividades industriales, la constructora es la mayor consumidora, junto con la industria asociada, de recursos naturales como pueden ser madera, minerales, agua y energía. Asimismo, los edificios una vez construidos son una causa directa de contaminación —por las emisiones que producen o por su impacto sobre el territorio, creando un ambiente físico alienante—, y una fuente indirecta, por el consumo de energía y agua necesarias para su funcionamiento.

La construcción de los edificios implica impactos ambientales que incluyen la utilización de materiales provenientes de recursos naturales, la utilización de grandes cantidades de energía tanto en lo que atiende a su construcción como a lo largo de su vida y el impacto ocasionado en el emplazamiento. El material fuertemente manipulado y que ha sufrido un proceso de fabricación utilizado en el campo de la construcción tiene efectos medioambientales muy importantes, con un consumo muy intensivo en energía.

No se pueden olvidar los costes ecológicos que suponen tanto la extracción de los recursos minerales (canteras, minas, etc.) como la deposición de los residuos originados, que abarcan desde las emisiones tóxicas al envenenamiento de las aguas subterráneas por parte de los vertedores. La construcción y el derribo de los edificios originan una gran cantidad de residuos.

El reciclaje y la reutilización de los residuos de demolición y de los residuos originados en la construcción son una solución que acabará parcialmente con el importante impacto ambiental que tiene su origen en el vertido y la incineración.

TENDENCIAS INTERNACIONALES

En la actualidad, la construcción pasiva o bioclimática juega a nivel internacional: solo en Europa, hay oficialmente más de 60.000 viviendas terminadas y brilla con certificaciones como LEED y PHPP con su nivel de profesionalidad y experiencia. Países como Holanda, Dinamarca, Noruega, Suiza, Suecia, Alemania, Austria y España trabajan con conceptos certificados para casas pasivas o activas y, en 2018, la Unión Europea va a lanzar una ley que obliga a las nuevas edificaciones a respetar la nueva normativa europea nZEB (Edificios Energía Casi Cero).


2017 se han presentado dos nuevos rascacielos en el Congreso de Arquitectura pasiva en Viena. En paralelo fue el primer ciclo de formación europea certificado para la construcción con paja 2017. Todos están en la línea de la construcción bioclimática y estos dos ejemplos demuestran bien las dos tendencias significantes en la construcción bioclimática: una que se orienta a materiales y tecnologías nuevas y la otra que desarrolla y avanza en las técnicas de la construcción ecológica y natural.

Arquitectos en España desarrollaron una adaptación del concepto Passivhaus a climas más calientes, y en las Islas Canarias existen varios proyectos realizados de casas bioclimáticas y pasivas, algunos en experimentación, otros ya estandarizados en su perfección. Hay numerosos institutos privados que enseñan esta forma de construcción a base del certificado PHPP (Passive House Planning Package), el cual tiene reconocimiento a nivel internacional.

En los Estados Unidos los proyectos de casas bioclimáticas son incontables en su variedad, desde viviendas privadas hasta edificaciones verticales puestas en marcha por arquitectos de grandes estudios internacionales. Arquitectos como Norman Foster, Richard Rogers o William McDonough brillan en el cielo de la construcción y del diseño de este género.

 

El arquitecto malasio Ken Yeang, un pionero y visionario de la construcción ecológica, se adelanta con sus rascacielos que presentan un diseño estético avanzado íntegramente construido con sistemas bioclimáticos y pasivos. Los edificios sostenibles de Yeang, que se levantan en países como Malasia, China, Singapur y Jamaica, buscan el uso apropiado de los recursos como la energía, el agua y el aire: “Debemos ser autosustentables, no depender de fuentes externas y evitar el desperdicio. El edificio verde ideal es aquel que contempla la biomímesis y se integra de manera perfecta y benigna con el medio natural en sus tres niveles: físico, sistémico y temporal”.

EL FUTURO SE ESCRIBE HOY

En este contexto, es muy importante la orientación de las universidades de arquitectura hacia una visión que contemple lo que va a venir: hoy estudian los arquitectos del mañana y, en la actualidad, las instituciones se adaptan rápidamente al desarrollo internacional y responden con proyectos, concursos, congresos y estudios avanzados sobre construcción sustentable. Y esto no ocurre solo en Europa, Estados Unidos o en los países asiáticos: las universidades de América Latina brillan con sus avances en esta dirección.


Congresos internacionales sobre Green Architecture que lanzan nuevas inspiraciones nacen y existen ya en todo el mundo: Nueva York, Guatemala, México, Costa Rica, Brasil, Viena y muchos más. Este año San Pablo, Brasil, lanza la octava edición de su congreso con más de 14.000 visitantes.

Ahora toca a las empresas del sector orientarse hacia una construcción sustentable, bioclimática y ecológica y desarrollar innovaciones en la materia: aprender a edificar en un modo distinto con nuevas formas de edificación, materiales nuevos o tradicionales desarrollados y cambiar los modelos actuales por otros sustentables, modernos y de avanzada.

 

¿Hacia dónde vamos?


Fomentar la sustentabilidad está también entre las prioridades de la agenda del gobierno actual de Argentina que, en estos días, se encuentra en marcha para lanzar una ley que habilita a las viviendas privadas a conectarse directamente a la red con su propia producción de energía mediante paneles fotovoltaicos.


Es un paso importante, pero como dice Ken Yeang:

 

“Hay quienes piensan que un edificio es sostenible por usar energía solar o energía eólica, pero es un tema mucho más complejo”.